Blog 

Trabajadores de Enel apuntan a la globalización por crisis

Trabajadores de Enel apuntan a la globalización por crisis

Trabajadores de Enel apuntan a la globalización por crisis: “Las resoluciones se toman en Italia y se imponen criterios de reducción de gastos…si los ejecutivos no están conformes son despedidos”

A juicio de ellos, las utilidades de la compañía, que en dos mil dieciseis fueron dólares americanos 141.499.466.000, “meridianamente han sido conseguidas a través de la reducción indiscriminada de costos, tanto a través de recortes de personal propio, como de reducción en presupuestos de operación, entre ellos el mantenimiento precautorio”.

Los trabajadores de la compañía Enel Distribución SA se refirieron a las razones de la tardía contestación que ha tenido la compañía frente al prolongado corte de suministro eléctrico que afectó y que todavía afecta a zonas de la Zona Metropolitana después de la nevazón de la madrugada del pasado sábado.

Por medio de un comunicado, indicaron: “En el año dos mil seis Endesa España tomó el control de Enersis y esta de Chile SA, aplicando el llamado “Plan Génesis”, que significó entre otras muchas medidas la tercialización de todos y cada uno de los servicios operativos en terreno y atención de público (calle center y oficinas comerciales), dejando en las compañías del conjunto eminentemente funciones de administración, quedando un conjunto reducido de trabajadores propios dedicados a la operación”.

“En esa ocasión fueron despedidos cerca de mil trescientos trabajadores propios, eminentemente técnicos, los que en su mayor parte pasaron a ser contratados por empresas contratistas, precarizando sus condiciones laborales. Las funciones terciarizadas fueron todas y cada una de las asociadas a las actividades que se ejecutan en terreno, encontrándose entre las primordiales las relacionadas con la continuidad y aseguramiento del suministro de energía eléctrica a la población”, añadieron.

En ese sentido, los trabajadores de Enel apostillaron que “el modelo de subcontratación actual desde esa temporada poquito a poco comenzó a enseñar sus falencias, mas jamás llegó a tener los efectos que hemos mostrado a lo largo de los últimos acontecimientos climáticos, ni menos los observados este fin de semana”.

“El inconveniente se aguzó desde el año dos mil quince, año en que el Conjunto Enel, nuevo supervisor de Chilectra SA, impulsó un nuevo plan de reestructuración, demandando mayor eficacia a cada una de las áreas de la compañía, lo que se tradujo en una esencial reducción de costos, de forma especial el de las compañías contratistas”, delimitaron.

“De esta manera, día tras día sus contratos dismuyen, en labras de acrecentar las utilidades de la compañía, dando como resultado que al día de el día de hoy no resulta atrayente para las compañías contratistas trabajar en los planes de urgencia, siempre que los contratos son más rentables en la construcción de nuevas redes que en la atención de fallas”, remarcaron.

Conforme los trabajadores, al corto plazo Enel impondrá un nuevo modelo de contrato en el que pretende una nueva reducción de los costos en un quince por ciento .

“La primera atención de una urgencia la efectúa el call center. El día de hoy tenemos una compañía contratista que presenta ofertas de empleo part time en internet, incrementando su dotación para enfrentar los planes de urgencia, con personal sin mayor conocimiento de la estructura y la operación de la compañía, bajo la modalidad de boleta de honorarios. Cabe preguntarse entonces, ¿es este el nivel de empleados que requiere un servicio tan sensible como la atención de clientes del servicio ante urgencias? Para nosotros la contestación es categórica: totalmente no”, hicieron hincapié.

“El día de hoy las resoluciones se toman en Italia y se imponen criterios y montos de reducción de gasto a las compañías del conjunto en América Latina ignorando la realidad de cada país. Si los ejecutivos locales no están conformes, son despedidos instalando de este modo una política de obediencia absoluta. Las utilidades de Enel, que en dos mil dieciseis fueron dólares americanos 141.499.466.000, meridianamente han sido conseguidas a través de la reducción indiscriminada de costos, tanto a través de recortes de personal propio, como de reducción en presupuestos de operación, entre ellos el mantenimiento precautorio”, insistieron.

“En representación de los trabajadores de Enel ofrecemos nuestras disculpas a la población por las deficiencias de la compañía mostradas a lo largo de este fin de semana y los últimos acontecimientos climático. Conocemos y compartimos su malestar, puesto que aparte de ser trabajadores asimismo somos clientes del servicio de exactamente la misma compañía. Pensamos que ha llegado el instante de repasar el modelo de la compañía distribuidora de energía eléctrica que tenemos el día de hoy, modelo donde la totalidad de las operaciones de terreno descansa en empresas contratistas, con contratos que se precarizan poco a poco más, mientras que las utilidades de la compañía aumentan”, concluyeron.

Trabajadores de Enel apuntan a la globalización por crisis

Related posts